Mi familia atravesaba un período financiero escabroso cuando mi hijo mayor se preparaba para la universidad. Acababan de despedirme y no sabía cómo le costearía la realización del SAT. Durante la noche de exhibición de universidades en la escuela secundaria de mi hijo, me sentí aliviada al enterarme de que los estudiantes provenientes de familias de bajos recursos pueden realizar el SAT y el ACT de forma gratuita. Esta exoneración destinada a la realización de pruebas también puede ayudar a cubrir el pago por la solicitud de admisión universitaria.

Cómo funciona la exoneración de pago para el SAT y el ACT

De cumplir con los requisitos, los estudiantes de penúltimo y último año de la escuela secundaria pueden obtener una exoneración de pago tanto para el SAT (el cual tiene un costo de $57 con el ensayo de admisión universitaria) (enlace en inglés) como el ACT (el cual tiene un costo de $58.50 con la sección de escritura) (enlace en inglés). Con una exoneración, tu hijo puede realizar la prueba de forma gratuita… y hay más.

Cada exoneración para el ACT cubre el costo de una prueba ACT y el costo de enviar el puntaje de tu hijo a un máximo de cuatro universidades. Los estudiantes podrían recibir dos exoneraciones para cubrir, por ejemplo, la realización de la prueba ACT por segunda vez con el propósito de mejorar sus puntajes (enlace en inglés). Cuando solicitan la exoneración de pago para el ACT, los estudiantes también pueden solicitar una exoneración para cubrir los gastos de la solicitud de admisión universitaria.
Posteriormente, cuando llega el momento de realizar la solicitud, los estudiantes pueden enviar la petición de exoneración de pago en lugar de pagar la tarifa por la solicitud de admisión universitaria. Los estudiantes pueden utilizar esta petición de exoneración de pago con todas las universidades a las que soliciten ingresar. ¿El lado negativo? Depende de las universidades si aceptan o no la petición de exoneración de pago para la solicitud de admisión.

La exoneración del SAT cubre los costos de dos pruebas SAT, dos pruebas SAT por asignatura, el costo de enviar los puntajes de tu hijo a cuatro universidades y el costo de la solicitud de admisión para un máximo de cuatro universidades, siempre y cuando las universidades se encuentren entre las 2.000 instituciones que aceptan la exoneración de pago del SAT. (Mira la lista de universidades que participan, enlace en inglés).

La exoneración de pago para la solicitud de admisión universitaria por parte del SAT y ACT es un gran beneficio, pues estos costos (enlace en inglés) ($90 en el caso de Stanford University, $75 en Brown University, $70 en la UCLA, $50 en Arizona State University, etc.) no tardan en acumularse.

Cómo obtener una exoneración de pago para el ACT o el SAT

Para optar a una exoneración, tu familia debe cumplir con ciertos criterios en cuanto a ingresos. Tanto para el SAT como el ACT, un estudiante recibirá una exoneración si su familia cumple con los ingresos requeridos por el National School Lunch Program (enlace en inglés), recibe ayuda estatal o reside en una vivienda pública. Los adolescentes también pueden optar por el beneficio si viven en un hogar de acogida, no cuentan con una vivienda, están bajo custodia del estado o son huérfanos.

En cuanto hayas comprobado que tu hijo cumple los requisitos, tendrás que hablar con el orientador de tu escuela para poder recibir la exoneración del SAT o ACT. Los orientadores tienen que realizar la solicitud, y, en cuanto sea concedida, le proporcionarán un código a tu adolescente, el cual es utilizado por los estudiantes para exonerar el pago cuando se inscriben en la prueba. Algunas organizaciones comunitarias (enlace en inglés) que trabajan con estudiantes procedentes de familias de bajos recursos también pueden solicitar y distribuir la exoneración de pago del ACT y SAT.

Servicios gratuitos de preparación para las pruebas

Generalmente, los estudiantes realizan el SAT o ACT por primera vez durante la primavera de su penúltimo año de la escuela secundaria, y suelen volver a realizar la prueba durante el otoño de su último año. Para algunos estudiantes, la preparación para las pruebas resulta más útil tras haber realizado la prueba anteriormente y conocer las áreas donde necesitan mejorar, por lo que la mayoría de los orientadores recomienda que los estudiantes realicen la prueba más de una vez (enlace en inglés).

Los estudiantes deberían comenzar a estudiar para el ACT o SAT tres meses antes del día de la prueba. Para los adolescentes con motivación suficiente para estudiar de forma independiente, existen guías de estudio y pruebas de práctica gratuitas en las páginas web de SAT (enlace en inglés) y ACT (enlace en inglés).

Todos los estudiantes que realicen el SAT deberían darle un vistazo al Official SAT Practice (enlace en inglés), una innovadora colaboración entre Khan Academy y College Board. La plataforma proporciona prácticas del SAT gratuitas y personalizadas (se centran en áreas donde tu hijo necesita mejorar), incluyendo pruebas de práctica, lecciones, consejos de estudio por parte de otros estudiantes, horarios de estudio y más. Invertir tiempo en la página web sí que puede marcar la diferencia: de acuerdo con un análisis realizado por College Board (enlace en inglés), los adolescentes que estudian por 20 horas con el Official SAT Practice exhiben un incremento en el promedio de puntaje de 115 puntos. Los estudiantes que empleaban entre seis y ocho horas en la página web exhibieron un incremento en el promedio de 90 puntos.

Los estudiantes que realizan el ACT obtienen acceso a preparación gratuita para la prueba cuando reciben una exoneración de pago. Cuando se inscriben para la prueba con una exoneración de pago, recibirán un correo electrónico invitándolos a realizar uno de los cursos de preparación del ACT (enlace en inglés) sin costo alguno a través de internet.

Para los estudiantes que prefieren una clase de preparación estructurada, muchas bibliotecas locales proporcionan clases gratuitas para el SAT y/o ACT, pero suelen llenarse rápidamente, así que tu estudiante debería inscribirse con anticipación. Algunas organizaciones sin fines de lucro que ayudan a los estudiantes de bajos recursos y de primera generación con el proceso de búsqueda de universidades, también proporcionan apoyo con la preparación para las pruebas. Pregúntale al orientador de tu escuela secundaria sobre los recursos disponibles en tu área.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: diciembre 19, 2019