In English?

Algunos chicos tienen dificultades de aprendizaje y de atención que causan que se porten inapropiadamente. Si tienen un IEP o un plan 504, ¿qué ocurre cuando infringen una regla escolar? ¿pueden ser disciplinados? Y si es así, ¿cómo? Lea las respuestas.

Nota: Este video de Youtube tiene subtítulos en español. Comience a reproducir el video. En la parte inferior de la pantalla vaya a “Settings”, seleccione “Subtitles“ y haga clic en la opción “Español”. Ahora podrá reproducir el video con subtítulos en español. Asegúrese que la función “CC” esté activa.

Fundamentos de la disciplina escolar

Todos los estudiantes, incluyendo los que tienen un IEP y un plan 504, deben respetar las reglas escolares. Las leyes estatales y federales exigen que las escuelas públicas garanticen un ambiente de aprendizaje seguro y organizado. Es por ello que cada escuela pública tiene un código de conducta con reglas de conducta.

El código podría incluir reglas como no usar lenguaje obsceno, no interrumpir las clases y no fumar. Puede tener un código de vestimenta, reglas académicas y requisitos de asistencia. El código también debe explicar las consecuencias de infringir las reglas. Usted puede encontrar el código de conducta en el sitio en la red de la escuela de su hijo. Puede que la escuela envíe una copia al inicio del año escolar o usted puede solicitarla al director.

Si un estudiante rompe una regla, la escuela tiene la autoridad de disciplinarlo. Las acciones disciplinarias escolares pueden ir desde leves hasta graves, y de lo tradicional a lo más progresivo.

Estos son algunos ejemplos de disciplina escolar:

  • Contacto con los padres: Llamar a los padres del niño o enviar una notificación a la casa.
  • Conferencia: Que el niño se reúna con el director o con un maestro, en ocasiones en presencia de los familiares.
  • Deberes escolares: Exigir que el niño realice los deberes escolares, como escribir varias veces la misma oración en el pizarrón.
  • Consejería: Que el niño se reúna con un profesional para hablar de su mal comportamiento.
  • Detención: Colocar al niño en un área supervisada durante o después de terminar las clases.
  • Suspensión: Enviar al niño a casa por un día o más tiempo.
  • Expulsión: Abandonar la escuela permanentemente.
  • Sujeción: Evitar que el niño se mueva, ya sea físicamente o con un dispositivo mecánico.
  • Aislamiento: Aislar a un niño en un cuarto cerrado o en un área separada de la escuela y no dejar que se vaya.
  • Justicia reparadora: Hacer que el niño lo enmiende a través de una disculpa, la mediación de compañeros u otra acción.

Cuando se trata de disciplina escolar, todos los estudiantes tienen algunos derechos básicos:

  • Los estudiantes (y sus padres) tienen el derecho a conocer las reglas con antelación.
  • Si una escuela acusa a un estudiante de romper las reglas, el estudiante tiene derecho a cuestionar la acusación y demostrar su inocencia. Esto puede ocurrir de manera informal en una reunión con el director o más formalmente en una audiencia con el superintendente.
  • Una escuela no puede tener reglas que violen los derechos constitucionales de un niño. Por ejemplo, una escuela no puede discriminar a un niño debido a su raza o religión.

Protecciones disciplinarias para niños con IEP o un plan 504

Además de los derechos básicos que todos los estudiantes tienen en cuanto a la disciplina escolar, la Ley para la Educación de los Individuos con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés) tiene protecciones especiales para los estudiantes con IEP. Lo mismo aplica para estudiantes que tengan un plan 504.

Si su hijo no tiene un IEP o un plan 504, las protecciones de IDEA puede que apliquen si:

Infórmese más acerca de los derechos de su hijo si no tiene un IEP o un plan 504.

Las protecciones para estudiantes con IEP o planes 504 no son una excusa para infringir las reglas escolares. Estas ayudan a las escuelas y a los padres a entender la causa del mal comportamiento. Y requieren que las escuelas ayuden a reducir esa conducta y evitar que ocurra nuevamente.

Las reglas disciplinarias escolares en IDEA son muy complicadas. Así que si su hijo va a ser disciplinado, puede ser de ayuda consultar a un abogado o defensor de educación especial.

Las reglas son más fáciles de entender cuando tiene en cuenta el propósito de IDEA: Proveer los servicios educativos que los chicos con discapacidades necesitan para aprender. Esto significa que las protecciones aplican en dos situaciones generales:

  1. Cuando hay un cambio de colocación que evita que un niño reciba servicios, por ejemplo, ser sacado de la escuela
  2. Cuando el mal comportamiento de un niño es causado por su discapacidad. En ese caso habrá un proceso llamado “determinación de la manifestación”

Cambio de colocación

Cuando un niño es removido de la escuela como parte de la medida disciplinaria, no puede recibir los servicios estipulados en su IEP o su plan 504. Después de cierto lapso de tiempo, IDEA exige que esos servicios se ofrezcan donde sea que el niño esté. Esto en ocasiones se conoce como “La regla de los 10 días”.

Si un estudiante es removido de la escuela durante 10 días o menos, será tratado como los otros estudiantes. Por ejemplo, si un niño es enviado a casa por 7 días debido a una pelea, se aplicarán las normas típicas de la escuela para estudiantes suspendidos.

Algunos estados exigen que las escuelas provean enseñanza en la casa a los niños que han sido suspendidos. Eso incluye los servicios del IEP y del plan 504. Pero otros estados no lo exigen. Si su hijo es removido de la escuela, usted puede convocar una reunión del IEP para discutir el asunto de los servicios.

Una vez que un niño está fuera de la escuela por más de 10 días escolares en total, se considera según IDEA un “cambio de colocación” (no tienen que ser 10 días consecutivos, solo que el total sea 10 días).

No siempre es necesario alcanzar los 10 días. Si existe un patrón de retirar a un niño de la escuela, eso podría ser un “cambio de colocación”. Un ejemplo de un patrón sería si la escuela suspende al niño cinco veces por el mismo comportamiento, cada vez por solo un día.

Cuando existe un “cambio de colocación”, IDEA otorga más protecciones:

  • La escuela debe notificarle por escrito del cambio inmediatamente e informarle acerca de sus derechos legales y protecciones (llamadas garantías procesales).
  • Si aún no lo está haciendo, la escuela debe brindar los servicios educativos en el IEP o el plan 504 de su hijo. Por ejemplo, si un niño es llevado a un centro de detención especial el 11º día, IDEA exige que reciba sus servicios educativos en esta nueva “colocación”.
  • La escuela debe realizar una revisión especial llamada “determinación de la manifestación”.

Determinación de la manifestación

Una determinación de la manifestación es cuando el equipo del IEP considera si la discapacidad del niño, la cual incluye dificultades de aprendizaje y de atención, provoca o directamente contribuye a su mal comportamiento. En otras palabras, ¿su comportamiento es una “manifestación” o un síntoma de sus dificultades de aprendizaje y de atención? Si es así, hay más protecciones.

Para responder esta pregunta, el equipo debe revisar toda la información que sea relevante. Esto incluye el mal comportamiento actual, el expediente del IEP del niño y cualquier observación del niño.

Durante el proceso, el equipo del IEP también debe revisar si no se implementaron ciertos aspectos del IEP. Tal vez el estudiante tenía que recibir servicios de terapia semanalmente, pero la escuela los reprogramaba una y otra vez y, en consecuencia, el niño actúo de esa manera. O quizás la escuela no implementó las adaptaciones de comportamiento como permitir que el niño se levantara durante la clase o dejara el salón para ir a una habitación especial “para tranquilizarse”.

Pueden existir tres resultados de una determinación de la manifestación:

  1. El mal comportamiento fue provocado por la discapacidad del niño: En este caso, la escuela y el equipo del IEP tienen que intentar determinar de inmediato cuándo ocurre el mal comportamiento y por qué. Esto es conocido como evaluación funcional del comportamiento (FBA, por sus siglas en inglés). Luego, el equipo debe desarrollar un plan de intervención del comportamiento (BIP, por sus siglas en inglés) para minimizar la conducta inapropiada. El BIP debe implementarse de inmediato. Si el estudiante ya cuenta con un BIP, entonces el equipo necesita revisar y cambiar el plan para abordar ese mal comportamiento.
    Además debe permitirse que el estudiante regrese a la escuela, a menos que haya sido removido por haber traído un arma a la escuela, estar en posesión de drogas ilegales en la escuela, o haber causado una lesión física grave a otra persona en la escuela. En estos casos, la escuela puede removerlo de la escuela hasta por 45 días escolares, pero aún así debe continuar proporcionando los servicios
  2. El mal comportamiento ocurrió porque no se implementó algún aspecto del IEP: En este caso, la escuela debe arreglar inmediatamente la situación e implementar adecuadamente el IEP (o plan 504). El estudiante puede regresar a la escuela. De nuevo, aplica una excepción si el estudiante fue removido debido a la posesión de un arma o drogas ilegales, o por haber provocado una lesión física grave a alguien. Si alguna aplicara, el estudiante puede ser removido de la escuela durante 45 días escolares.
  3. El mal comportamiento no fue provocado por la discapacidad del niño: En este caso, la escuela puede tratar al estudiante de igual manera que trata a los estudiantes que no tienen un IEP o un plan 504. Puede mantenerlo fuera de la escuela. Sin embargo, la escuela debe continuar proporcionando servicios debido al “cambio de colocación”.

Las controversiales prácticas de sujeción y aislamiento

Los estudiantes con discapacidades tienen más probabilidad de ser sujetados y aislados en la escuela. Estas prácticas disciplinarias, como inmovilizar a los niños o encerrarlos en una habitación, son muy controversiales.

La mayoría de los estados no tienen leyes que prohiban la sujeción y el aislamiento. Eso significa que las escuelas públicas a menudo son libres de decidir cuándo y cómo usar estas medidas. Sin embargo, existen límites para los chicos que tienen IEP y planes 504.

  • Las escuelas no pueden sujetar o aislar a un niño que tenga un IEP o un plan 504 si no hacen lo mismo con otros niños. Por ejemplo, si dos chicos se comportan de la misma manera, la escuela no puede sujetar a un niño solo por tener TDAH.
  • Las escuelas tampoco pueden tener una política de sujeción o de aislamiento que tenga un impacto mayor o más negativo en los chicos con IEP y planes 504 que en los otros chicos.
  • Las escuelas no pueden sujetar o aislar a un niño de una manera que pudiera privarlo de una educación pública apropiada y gratuita (FAPE, por sus siglas en inglés). Por ejemplo, colocar repetidamente a un niño en un salón solo puede limitar su aprendizaje.

Es importante revisar el IEP o el plan 504 de su hijo para estar seguro de que no incluya nada que permita la sujeción o el aislamiento. Si estos métodos son usados en su hijo, puede convocar una reunión del IEP para discutirlo. También puede presentar una queja ante las autoridades estatales o federales. Y si observa cualquier señal de abuso infantil, tiene el derecho de llamar a la policía.

Para más información sobre la sujeción y el aislamiento, lea esta guía del Departamento de Educación de los Estados Unidos.

Qué hacer si no está de acuerdo con una decisión disciplinaria

Si no está de acuerdo con la decisión de la escuela de disciplinar a su hijo que tiene un IEP o un plan 504, usted puede apelar. Por lo general, usted apela ante el consejo escolar.

También puede apelar una determinación de la manifestación o una decisión de colocación. Si el tiempo es vital, puede solicitar una audiencia acelerada que toma lugar más rápido que una audiencia común.

Durante el proceso de disputa, su hijo generalmente permanecerá donde está, suspendido en casa o en algún otro lugar. Permanecerá ahí por 45 días escolares o hasta que se decida la apelación (a menos que usted y la escuela acuerden algo diferente). Esto se llama el derecho “stay put”.

Si su hijo tiene problemas de conducta, es importante ser proactivo antes de que la disciplina en la escuela se vuelva un problema. Considere solicitar al equipo del IEP que incluya psicoterapia y otros apoyos emocionales en su IEP. Obtenga ideas acerca de cómo hablar con el maestro de su hijo acerca de los problemas de comportamiento. Y lea acerca de intervenciones y apoyos conductuales positivos (PBIS, por sus siglas en inglés), un método de disciplina escolar enfocado en la prevención, no en el castigo.

Puntos clave

  • Es importante revisar el código de conducta de la escuela para entender qué se espera de su hijo.
  • Si sospecha que su hijo tiene problemas de comportamiento, es recomendable que solicite una evaluación o una reunión escolar prontamente.
  • Las reglas de disciplina escolar son complicadas y puede ayudar consultar con un abogado o un defensor.

Contenido proporcionado por: Understood.org.

Share on Pinterest