Verano después del 8.° grado

(Sí, yo sé que estás cansada después de prepararle a tu hijo para la secundaria, pero ¡anímate! Bienvenidos a la preparación para la universidad.)

Visita colegios y universidades

Haz de este el año del viaje en auto. Visita diferentes tipos de universidades: grandes, pequeñas, públicas, privadas, del este, del oeste, sur, suburbana, rural y urbana. Tu hijo(a) necesita “verse” a sí mismo en el lugar mismo donde se encuentra la universidad. Como decía mi hijo, “¿Dónde será mi nuevo hogar?”

El permitir que tu hijo(a) vea su futuro en una forma concreta lo motivará para que se enfoque más en sus estudios en la secundaria. Desafortunadamente, lo más probable es que no haya clases en sesión en la universidad durante el verano, pero la visita es útil de todos modos.

Trata de ver especialmente los colegios o universidades más lejanos a tu hogar. Esto le da más oportunidades a tu hijo y puede ser económicamente beneficial, ya que algunos colegios buscan diversidad y pueden estar dispuestos a pagar para que tu hijo(a) asista.

Este es un buen momento para recordarle a tu hijo que los colegios requieren que los solicitantes reporten cualquier falta a la ley que tengan o mal comportamiento, y eso lo toman en consideración.

9.° grado

A tú y a tu hijo le pueden decir que este año escolar “no contará” para la admisión a la universidad. Esto no es cierto. Algunos colegios tienen requisitos que incluyen el noveno grado noveno.

Considera el tomar el examen SAT subject test de biología (o otro) si tu hijo(a) toma una clase de honores biología (u otra clase de honores) este año.

Así estará con la mente más preparada.

Si tu hijo(a) pudo visitar algún colegio en el que se haya interesado, trata de visitarlo durante el tiempo en que hay clases regulares.

Pida recomendaciones a los maestros.

Haz esto durante los años en que tu hijo cursa la secundaria, ya que hacerlo después es más problemático.

No dejes de preguntarle al maestro el grado final de cada materia justo antes de terminar el noveno, décimo, onceavo y doceavo grado.

Antes de que las clases terminen y comience el verano, habla con el maestro, y no acepte un “no” como respuesta. Habla con los consejeros o con el director si el maestro no coopera con tú.

¡A mi hijo y a mi hija les dieron una calificación más baja porque los maestros no les dieron crédito por trabajo que pudieron comprobar que sí habían terminado! Cuando el maestro entrega las calificaciones finales, es muy difícil poder cambiarlas. Las calificaciones finales normalmente llegan a mitad del verano. A veces son una sorpresa. Intentar cambiarlas al inicio del otoño es casi imposible. En algunos casos el maestro puede hasta cambiar a trabajar en otro distrito. Mis dos hijos pasaron por esto. En un par de ocasiones logramos que les cambiaran la calificación cuando se comprobó que sí se entregó el trabajo (con todo y comentarios del maestro). Los maestros les habían dado cero de crédito por el trabajo supuestamente no entregado, lo que hacía que les bajara la calificación.

No esperes que siempre los maestros le tengan consideración a tu urgencia de preparar a tus hijos para iniciar el colegio. La mayoría de ellos fueron a colegios o universidades cuando no eran tan selectivas con lo son hoy. Podrían no entender que los colegios que antes eran fáciles de entrar, son ahora colegios que hay que “alcanzar”. Aunque lo siguiente no nos sucedió a nosotros, yo conozco a un estudiante cuyo maestro dejó el distrito escolar de San Francisco para entrar al monasterio justo después de terminar el año escolar y habiendo dado una calificación incorrecta al estudiante. Como no se puede cambiar una calificación sin el consentimiento del maestro, y como el monasterio no permite la comunicación con el exterior a los ingresos de primer año, el estudiante no pudo hacer nada para cambiar su calificación.

10.° grado

Tu hijo(a) necesita inscribirse con College Board

Puede hacer esto en www.collegeboard.org si no lo ha hecho todavía. De esta manera, se les mandarán recordatorios de fechas de exámenes por correo electrónico y puede inscribirse en línea.

Para todos los exámenes: Inscríbase lo más pronto posible.

De esta manera podrá tomar el examen en una escuela local o cercana a tu localidad en lugar de tener que ir a una mucho más lejana cuando ya no haya lugar disponible.

Tome el PSAT

Haz que tu hijo tome el PSAT en el otoño. Es una buena práctica, aunque no cuenta para el rango de becas de méritos nacionales, ya que este examen solo cuenta cuando se toma en el grado 11.

Considera planificar una visita

Visita el colegio o universidad que piensa elegir cuando esté en sesión de clases, si no lo ha hecho todavía. No olvide visitar la oficina de ayuda financiera mientras pasea por los campos de la universidad.

Si tu hijo(a) tiene dificultad en alguna materia o no le pone ganas al estudio, esté muy al pendiente de la situación.

Considera cambiar de escuela o buscar tutores que le ayuden a mejorar en las materias que le cuestan más trabajo.

Asegúrate de conocer bien al consejero escolar de tu hijo(a).

Las escuelas secundarias varían mucho en la forma en la que preparan a los estudiantes para entrar en la universidad. Puede esperar que esto lo tengas que hacer tú misma. Si puedes hacerlo, gasta una pequeña cantidad de dinero pagándole a un consejero de universidad para que hable con tu hijo(a) y le sugiera lo que puedes hacer, incluyendo el pedir ayuda financiera.

Cada vez que tu hijo(a) dé su ayuda voluntaria, consigue una carta de recomendación.

Enseña a tu hijo(a) a conservar un archivo con estos datos importantes. Aunque estas actividades extracurriculares no son tan importantes como las buenas calificaciones, algunos colegios o universidades las consideran cuando las ven anotadas en las solicitudes de ingreso, además de la importancia que tienen para la superación personal del estudiante.

Conserva las composiciones que hace tu hijo en la clase de inglés como ayuda para las composiciones que se necesitan para ingresar a la universidad.

Guarda especialmente las composiciones que hablan sobre las reflexiones de la vida del estudiante. Imagina nuestra sorpresa cuando un colegio (Vassar) nos pidió una copia de una composición hecha en la clase de ingles, con todo y comentarios del maestro, como condición para que nuestra hija pudiera ser admitida. No pudimos conseguirla porque nuestra hija tiró todas las que tenían comentarios del maestro. Tenía copias en su computadora, pero no tenían los comentarios del maestro. ¡Esta sociedad en la que todo se tiene en las computadoras no se ha establecido todavía!

11.° grado

Este año y el primer semestre del siguiente año van a estar llenos de exámenes: SATs, ACTs, APs, SAT subject tests, exámenes de escritura, etc. Además, este es el año en el que más cuentan las calificaciones. Los estudiantes se estresan mucho. Apoya a tus hijos y está al pendiente de lo que puedan necesitar.

Trata de que tu hijo tome el SAT subject test cuando le sea más ventajoso.

Por ejemplo, inmediatamente después de haber tomado la materia correspondiente… Examen de química después de que la clase de química se haya terminado.

Si puedes, pídele a tu hijo(a) que investigue en el colegio que desea asistir si permiten que las visitas se queden toda la noche.

Esto permite que el estudiante que desea asistir a la universidad se quede una noche en el dormitorio y vaya a clases con un estudiante para que sienta con más realidad lo que es asistir a esa universidad. Algunos colegios tienen visitas organizadas a los dormitorios en grupos muy grandes llevados en autobús, pero requieren que se hagas reservación con suficiente tiempo.

Verano entre 11.° grado y 12.° grado

Anime a tu hijo(a) que termine sus ensayos de solicitud universitaria temprano.

La mayoría de las solicitudes de ingreso se entregan a más tardar en el mes de noviembre del duodécimo grado para los colegios y universidades que deciden pronto (early decision), como colegios privados y algunas universidades públicas, y solo un mes más tarde para el resto de los colegios. Esto, junto con lo pesado que es el primer semestre del duodécimo grado, hace que sea un tiempo muy difícil para los estudiantes. Así que, cada que pueda, llenar y entregar las solicitudes de ingreso lo más pronto posible.

Al mismo tiempo, consigue la “solicitud uniforme para colegio” y llénala.

Nota: Esta puede ser una misma solicitud de ingreso a la universidad del sistema estatal o la solicitud común (Common Application) usada por la mayoría de los colegios privados, o ambas. Se puede ahorrar tiempo y estrés si las puede terminar de llenar antes de iniciar el 12.° grado.

12.° grado, primer semestre

Tu hijo(a) necesitará recomendaciones de los maestros y de los consejeros escolares.

Si todavía no las tiene, pida recomendaciones pronto… la primera o segunda semana de clases. Es más fácil para los maestros y los consejeros escolares están muy ocupados.

Tu hijo necesita mantener buenas calificaciones y entregar solicitudes de ingreso.

Algunos querrán tomar algún examen de nuevo. Recuerda que los estudiantes están con mucho estrés.

Asegúrate que tu hijo(a) le diga a su consejero que mande los papeles necesarios a las universidades, como transcriptos, solicitudes, etc.

La mayoría de los colegios mandan recordatorios si les faltó algún papel junto con la solicitud de ingreso, pero las fechas límites siguen siendo las mismas.

12.° grado, segundo semestre

Sigue sacando buenas calificaciones.

Los colegios piden un transcripto completo que incluya las calificaciones al final del duodécimo grado, y la admisión depende de que se sigan sacando buenas calificaciones hasta el final del último año de secundaria.

Las cartas de admisión a la universidad se mandan en el mes de abril para las escuelas privadas y antes para algunas universidades públicas.

Si tu hijo(a) fue admitido a más de un colegio o universidad de su elección, tiene hasta principios de mayo para decidir a cuál va a asistir.

Si tú no has visitado todavía el colegio deseado y le gustaría tener una idea más completa, es el momento de viajar.

Nuevamente, si tú puedes, checa con la secundaria de tu hijo para saber si considera estos paseos a la universidad como falta justificada o injustificada, ya que esto puede afectar las calificaciones de tu hijo(a). Algunas de estas visitas se tienen que hacer de cualquier manera, ya que los colegios requieren de su presencia física si se desea obtener la ayuda financiera una vez que fueron aceptados.

Si el nombre de tu hijo(a) está en la lista de espera o no fue admitido(a) al colegio que deseaba, llene una forma de apelación.

Entérate cuándo es el primer día de clases e insista en la oficina de admisión. Mucha gente no asiste justo al inicio de clases, y los colegios están dispuestos a llenar los lugares que dejan los que no asisten.

Otoño del primer año de colegio o universidad

¡Felicidades! Sobrevivieron. ASEGURATE de asistir al fin de semana de orientación para los padres, aunque tu hijo te diga que no lo hagas. Le aseguro que lo disfrutará.

Share on Pinterest
Updated: diciembre 9, 2019