Dentro del competitivo mundo de las solicitudes de admisión universitarias, un creciente número de estudiantes de escuela secundaria comienza a sacarle partido al sistema de admisión anticipada. ¿Por qué? Las investigaciones sugieren que postularse de forma anticipada aumenta las posibilidades de que los estudiantes sean admitidos en su universidad preferida. Actualmente, las solicitudes de admisión anticipadas son ofrecidas por casi 500 universidades, cuya mayoría se encuentra en la lista de universidades de mayor prestigio del U.S News & World Report (enlace en inglés). En un estudio realizado a 245 universidades, el índice de admisión promedio aproximado era de 63 por ciento en el caso de estudiantes que se postulaban de forma anticipada, en comparación al 50 por ciento de solicitantes regulares.

Solicitud de admisión anticipada: ¿duplica las posibilidades de ser admitido?

En algunas universidades prestigiosas, postularse de forma anticipada aumenta las probabilidades de los estudiantes de ser admitidos en gran manera. En Northwestern University, por ejemplo, las probabilidades de ser admitido se duplican al aprovechar el sistema de acción anticipada o decisión anticipada en comparación a las admisiones regulares. En Amherst College, el índice de aceptación de decisiones anticipadas fue de 35 por ciento, en contraste al 13 por ciento de solicitantes regulares. En la Universidad de Pensilvania, 25 por ciento de solicitantes a través del sistema de decisión anticipada fueron admitidos, en contraste al reducido 8 por ciento de solicitantes a través del sistema de decisión regular. Tales beneficios también aplican para las solicitudes de acción anticipada. En la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, por ejemplo, el índice de admisión a través del sistema de acción anticipada fue de 32 por ciento, casi el doble del índice de admisión a través del sistema de decisión regular (que fue de 17 por ciento).

Cómo funcionan las opciones de solicitud anticipada

Básicamente, existen dos opciones de postulación anticipada: decisión anticipada y acción anticipada. Cuando un estudiante se postula a través de la decisión anticipada, promete que, en caso de ser admitido, se inscribirá (y retirará cualquier otra solicitud que haya realizado a otra universidad). Por otro lado, la acción anticipada no incluye la obligación de inscribirse. Esto quiere decir que los estudiantes pueden postularse a través del sistema de acción anticipada en más de una universidad, pero solo en una a través del sistema de decisión anticipada. Generalmente, las solicitudes de admisión anticipada establecen el primero o quince de noviembre como la fecha límite y los estudiantes suelen obtener respuesta en diciembre o enero. En caso de no ser aceptados, los estudiantes podrían ser rechazados o diferidos, lo cual los enviaría al grupo de solicitantes de decisión regular.

La mayoría de las universidades ofrecen solo un método de solicitud anticipada (raramente se encuentran universidades que ofrezcan ambos), así que es importante saber lo que ofrecen las universidades en la lista de tu adolescente. Los solicitantes de acción anticipada, en caso de ser admitidos, no están obligados a notificarle a la universidad si aceptarán ingresar hasta primavera, que es la fecha límite que tienen los solicitantes de decisión regular para decidir a qué universidad asistirán (generalmente el primero de mayo). Esta es una ventaja importante en comparación al sistema de decisión anticipada, pues los estudiantes de acción anticipada y admisión regular pueden evaluar todas sus ofertas de admisión y apoyo financiero. Además, pueden usar tales ofertas para negociar mejores paquetes de apoyo financiero en sus universidades preferidas.

Por otro lado, los estudiantes que son admitidos mediante el sistema de decisión anticipada no contarán con ofertas de otras universidades que puedan usar a su favor. Cuando se realiza una solicitud de decisión anticipada, el estudiante, los padres y el orientador de la universidad deben firmar un acuerdo que manifiesta que el estudiante rechazará cualquier oferta de otras universidades en caso de ser aceptado. Debido a esta desventaja financiera que puede llegar a ser significativa, una crítica importante al sistema de decisión anticipada radica en su elitismo, y solo resulta realista para los adolescentes provenientes de familias pudientes. Por lo tanto, algunas universidades, como Stanford o Princeton, ofrecen un sistema de acción anticipada restrictiva, que sigue siendo de carácter no vinculante, pero los postulantes pueden realizar solicitudes anticipadas en cualquier otra universidad.

Dos razones muy distintas para postularse mediante decisión anticipada

La decisión anticipada beneficia a las familias que cuentan con la posibilidad de pagar cualquier universidad sin importar qué tan costosa sea. Sin embargo, los estudiantes provenientes de familias de muy bajos recursos también se benefician del sistema de decisión anticipada. En North Star Academy, una escuela autónoma sobresaliente ubicada en el centro de Newark que presta servicio a una comunidad formada principalmente por familias de bajos recursos, los estudiantes realizan solicitudes de decisión anticipada siempre que les sea posible. ¿Por qué? Los orientadores de la escuela secundaria han descubierto que los estudiantes que realizan solicitudes de decisión anticipada suelen obtener mejores paquetes de apoyo financiero que los estudiantes que realizan solicitudes de admisión regular. Este hecho confirma lo que muchas universidades han reportado: estas proporcionan becas y apoyo financiero a medida que reciben las solicitudes, así que, al llegar la primavera cuando se encuentran distribuyendo el apoyo financiero, tienen menos recursos que brindar.

¿Qué clase de estudiantes no se benefician del sistema de decisión anticipada? Los estudiantes de familias de clase media que necesitan becas y apoyo financiero, pero cuyos ingresos familiares reducen drásticamente las probabilidades de obtener mejores paquetes. Para estos estudiantes, el sistema de decisión anticipada podría no ser más que una pérdida de tiempo y una decepción, en caso de que logren ser admitidos en la universidad de sus sueños pero no cuenten con los recursos para asistir. La mayoría de las universidades librarán a los estudiantes de las restricciones impuestas por la decisión anticipada sin aplicar penalizaciones en caso de que el paquete de apoyo financiero del solicitante no resulte económicamente factible para la familia.

El sistema de decisión anticipada está diseñado para un tipo particular de estudiante:

  • Uno que sea lo suficientemente organizado para completar su solicitud de admisión antes del final del verano o a comienzos de otoño.
  • Que no necesite otro semestre para mejorar su GPA (promedio de calificaciones), realizar cursos adicionales o participar en actividades extracurriculares para crear una solicitud más convincente.
  • No le preocupa el apoyo financiero (lo que puede significar que recibirá mucho o muy poco).

¿Cómo puedes predecir lo que te ofrecerán?

Tu estudiante puede consultar de antemano a la universidad para evaluar lo que podrían ofrecerle. Existen tres útiles calculadoras gratuitas en la red que puedes usar para determinar cuánto apoyo financiero podrían ofrecerle a tu hijo en una determinada universidad.
La herramienta de la revista Money (enlace en inglés) calcula el costo anual de la universidad. La calculadora de costo neto del Departamento de Educación (enlace en inglés) ayuda a las familias a determinar cuánto apoyo podría recibir su adolescente en proporción a sus necesidades. Por último, la calculadora de aporte familiar de The College Board (enlace en inglés) te ayuda a calcular la cifra que la oficina de ayuda financiera tomará en cuenta como tu aporte familiar previsto (EFC, por siglas en inglés), una cifra fundamental que las universidades usan para calcular cuánto apoyo financiero ofrecerán.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: marzo 5, 2020