Cuarentena. Órdenes de resguardarse en el hogar o ubicación actual. Autoaislamiento. Las escuelas están cerradas. Puede que estén experimentando esta nueva y necesaria normalidad, pero con el objetivo de resguardar su salud (sin mencionar su cordura), tu hijo y tú necesitarán dedicar un momento del día a la actividad física. A continuación, te proporcionamos algunas ideas.

  1. Sal a pasear.

    El estrés y aislamiento social resultan nocivos para tu sistema inmunológico (enlace en inglés). Una caminata a paso ligero y al aire libre es una de las actividades más sencillas que puedes realizar hoy día para conservar tu salud en general. Evita las áreas llenas de gente o el contacto con otras personas (seis pies son considerados una distancia segura por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades), y no salgas si estás enfermo o has estado expuesto al coronavirus.

  2. Sácales provecho a los dispositivos tecnológicos.

    Es probable que tu hijo ya esté viendo YouTube en este preciso instante, así que intenta incorporar alguna actividad física fundamentada en la tecnología en su rutina diaria. Busca ejercicios de yoga, baile o cardio kickboxing en Youtube. La página web activeforlife.com (enlace en inglés) proporciona lecciones breves de educación física para los más pequeños. La aplicación del Nike Training Club (enlace en inglés) cuenta con ejercicios enseñados por atletas de élite, incluyendo a la jugadora de fútbol Christen Press.

  3. Saquea el clóset o garaje.

    ¿Tienes una vieja cuerda de saltar? ¿Un hula hula? ¿Tiza para dibujar en la acera? Es el momento ideal para sacar juguetes y equipos viejos y olvidados. Consulta si algún miembro de la familia sabe dibujar una cuadrícula de rayuela. Jueguen a lanzarse globos de agua. Lancen el balón de gomaespuma por la sala de estar. Ya que no es el momento oportuno para realizar viajes imprevistos a centros médicos, ten cuidado con los patines, trampolines, patinetas y cualquier otra actividad con el potencial de generar una visita a urgencias.

  4. Pongan un poco de música.

    Los más pequeños aceptarán con entusiasmo la invitación a un baile en casa. Puede que los niños más grandes necesiten ser persuadidos u obligados. Sugiere que cada miembro de la familia se turne para compartir su música favorita con el resto de la familia (¡prohibido criticar las elecciones de los demás!).

  5. Simula que ha terminado la temporada regular.

    Puede que, de momento, tu hijo sea incapaz de asistir a las prácticas de su equipo, pero con un poco de ingenio puede mantener sus habilidades al día en su deporte favorito. Coloca objetos en el patio o parque del vecindario para driblar (hacer movimientos para sortear a uno o varios contrarios y no dejarse arrebatar el balón) el balón de fútbol alrededor de los mismos. Jueguen baloncesto en la entrada de su casa. Sigue una rutina de entrenamiento de fuerza. Será más fructífero si los hermanos mayores reclutan a los menores para que formen parte del equipo.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: abril 13, 2020