In English?

Es un hecho que leer cuentos es la manera más personal y divertida de aprender sobre la historia, además de que recordaremos lo que leímos. Por suerte, cuarto grado es una edad ideal para que los niños refuercen sus conocimientos del mundo real mediante la lectura y, especialmente, mediante la lectura de ficción histórica.

A esta edad, los niños pueden diferenciar entre lo real y la ficción. También están empezando a aprender sobre la historia de su estado. Ya sea que tu hijo esté aprendiendo sobre la construcción de las misiones del Padre Junípero Serra en California o sobre cómo el explorador español Juan Ponce de León llegó a Florida en 1513, se espera que los estudiantes de cuarto grado por todo Estados Unidos aprendan la historia real. Esto significa entender los escenarios geográficos, la importancia de los grandes eventos y de cómo estos eventos dieron forma al estado donde viven. A esta temprana edad, los niños deben aprender sobre las fechas, las personas importantes, la sustancia y los efectos de las nuevas ideas. Se espera que los estudiantes sinteticen todo este nuevo conocimiento en ensayos y presentaciones.

Pero el problema es el siguiente: estas expectativas son demasiado altas para los niños de familias inmigrantes. ¿Por qué? No es por su nivel de lectura o por su habilidad para hablar inglés. Es porque ni ellos ni sus padres están familiarizados con las fechas y los nombres cotidianos que se conocen comúnmente en la región.

Cuando los niños no saben lo básico que todos los demás sí saben, es difícil no sentirse asustado y desconectado. Recuerdo regresar a California cuando estaba en cuarto grado. Yo era estadounidense, pero mi familia vivía en África desde hacía algunos años. Recuerdo que mi profesor de ciencias sociales me preguntó: “¿Cuál es la capital de California?”. Yo sabía la capital de Ghana, que era donde había estado viviendo, pero eso no me servía. Tartamudeé algo y el maestro exclamó: “¡Es Sacramento, deberías saberlo!”. Me puse roja y no levanté la mano el resto del año.

¿Cómo puedes ayudar a que la historia de este nuevo país tenga sentido para tu hijo? Es tan fácil como ir a la biblioteca. Pon a tu hijo en contacto con los cuentos basados en historias reales y eso ayudará a tu hijo a aumentar el conocimiento que tiene de su nuevo hogar y del mundo en general.

A continuación, te recomendamos algunos libros de historia y ficción histórica para ayudar a los niños de cuarto grado a aprender sobre las diferentes regiones de los EE.UU.

El Oeste

The Mystery on the California Mission Trail (Quinto libro en la serie Real Kids Real Places)
¿Quién fue Sacagawea?
Train to Somewhere
La Isla de los Delfines Azules
Patty Reed’s Doll: The Story of the Donner Party
Sauce Azul
If You Lived with the Hopi
El Béisbol nos Salvó

La Costa Este

Lucky Broken Girl
Step Up to the Plate, Maria Singh
Secret Saturdays by Torrey Maldondo
Hannah of Fairfield (American Revolution) de Jean Van Leeuwen
Independent Dames
¿Quién fue Abraham Lincoln?
Now & Ben: The Modern Inventions of Benjamin Franklin

El Sur

El Lector de William Durbin
The Firefly Letters: A Suffragette’s Journey to Cuba (Las Letras de Firefly: El Viaje de una Sufragista a Cuba)
Roll of Thunder, Hear My Cry (and sequels) (Great Depression, African Americans) de Mildred D. Taylor
Spy in the Sky (Civil War) de Kathleen Karr
Ninth Ward
Wilma Sin Límites
Bull Run

El Medio Oeste

Orphan Journey Home
The Lakota Sioux
La Casa de la Pradera
El Sendero de las Lágrimas
Dakota Dugout
Freedom School, Yes!
Sequoyah

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest