Hacer una buena lista de universidades es un paso fundamental en el proceso de búsqueda de universidades. Una lista de universidades es la lista de instituciones a las que tu hijo desea realizar solicitudes de admisión. Cuando llegue el momento de realizar las solicitudes, la lista debería incluir entre 5 y 12 universidades que ofrezcan el ambiente y contenido académico que tu hijo desea para su experiencia universitaria.

A continuación, te presentamos seis consejos para ayudar a tu adolescente a hacer una buena lista de universidades.

  1. Comienza con anticipación y diviértete

    La mayoría de orientadores universitarios recomienda iniciar el proceso de considerar universidades durante el penúltimo año de escuela secundaria. Sin embargo, Karen Hawkes, directora de College Concierge Pro (enlace en inglés), un servicio de asesoría universitaria presencial y en línea, recomienda que los padres comiencen a mostrarles a los niños de qué se trata la vida universitaria a partir de la escuela Intermedia. Llévalos a las universidades a un evento deportivo, una cafetería o una obra de teatro. Hawkes también recomienda añadir una visita a una universidad a los planes de viaje familiares.

    “Observar distintas universidades les brinda ventaja a los niños cuando llega el momento de hacer una lista de universidades”, puntualiza Hawkes. “Y un par de visitas casuales a las universidades resultan mucho más efectivas que una agenda cargada de visitas a numerosos campus durante el último año de escuela secundaria”.

    En el caso de universidades más lejanas, agrega Hawkes, incentiva a tu adolescente a realizar un tour virtual y visitar las ferias universitarias locales.

    La clave radica en no esperar hasta el último año de escuela secundaria para comenzar con el proceso de búsqueda de universidades. Cuando esperas demasiado para hacer la lista de universidades, corres el riesgo de pasar por alto u omitir universidades que podrían resultar excelentes opciones. También hace que el proceso se torne más estresante.

  2. Mantén la mente abierta durante la búsqueda

    Es fácil que los adolescentes prefieran alguna universidad en base a lo que han escuchado (bien sea por un campeonato deportivo, un exalumno famoso o por ser el alma máter de algún miembro de la familia o círculo de amigos). Sin embargo, incentiva a tu hijo a comenzar la búsqueda con mente abierta. Cada una de las siguientes cinco páginas web ayuda a los estudiantes a entender diferentes atributos (como dimensiones, ubicación, selectividad, especialidades e incluso la cultura del campus) de las universidades.

    College Results Online (enlace en inglés)
    Esta herramienta de búsqueda de universidades, creada por la organización sin fines de lucro Education Trust (enlace en inglés), proporciona datos como los índices de admisión y graduación, costos y sector demográfico estudiantil de universidades en todo el país. Además, tu hijo puede usar esta herramienta para comparar distintas universidades y sus índices de apoyo financiero, GPA promedio y puntajes SAT y ACT promedios.

    Colleges That Change Lives (enlace en inglés)
    Inspirada en el popular libro (enlace en inglés) homónimo, esta organización sin fines de lucro proporciona información sobre instituciones educativas que ofrecen enfoques innovadores, transformadores y centrados en el estudiante dentro del contexto de la educación superior.

    College Board (enlace en inglés)
    Mediante esta herramienta de búsqueda (enlace en inglés), los adolescentes pueden buscar universidades partiendo de diversos factores, incluyendo ubicación, selectividad, carreras, actividades y costo.

    ScholarMatcher (enlace en inglés)
    Esta herramienta de búsqueda proporciona información sobre 300 universidades reconocidas por proporcionar asistencia, apoyo financiero y otras oportunidades para estudiantes cuyas familias cuentan con ingresos anuales menores a $50.000.

  3. Lleva un registro

    Tu adolescente puede comenzar por crear una hoja de cálculo que muestre todas las universidades a las que realizará solicitudes, incluyendo información sobre visitas, dimensiones, carreras principales y otros programas, requisitos de admisión y fechas límite. Posteriormente, añade columnas para llevar un registro de las solicitudes realizadas, puntajes SAT, recomendaciones de maestros y otros requisitos.

    Hawkes afirma que ser organizado reduce los niveles de estrés al ayudar a tu adolescente a llevar un registro de toda su investigación y permitir que las familias entiendan el proceso de búsqueda de universidades. Recomienda que las familias aparten un día específico a la semana para revisar el proceso, dejando el tema a un lado el resto del tiempo. “Los niños están tan ocupados durante sus últimos años de escuela secundaria que apenas los ves” señala Hawkes. “Cuando finalmente encuentran algo de tiempo para compartir, este resulta valioso y no querrás gastarlo hablando sobre la universidad. Los niños ya se sienten estresados por el proceso. Si ese es el único tema de conversación, los estresarás aún más”.

  4. Categoriza con base en la compatibilidad

    Indícale a tu hijo que categorice cada universidad en la lista como una institución “ambiciosa”, “similar” o “segura”. Las instituciones “ambiciosas” son aquellas a las que podría resultar complicado que tu hijo sea admitido, con base en sus calificaciones y puntajes SAT o ACT. Las instituciones “similares” son aquellas donde el registro académico de tu adolescente resulta muy similar al de la mayoría de estudiantes de dicha universidad. Una institución “segura” es aquella donde las calificaciones y puntajes de tu hijo son superiores a las del 75 por ciento de los estudiantes de esa universidad. Los expertos recomiendan que los estudiantes deben realizar solicitudes a unas 10 universidades, las cuales deben consistir de una mezcla equilibrada entre instituciones ambiciosas, similares y seguras.

  5. Establece prioridad con base en lo que se acopla a tu hijo

    No hay problema si la lista inicial de tu adolescente es larga: es genial que esté interesado en muchas universidades. Tú puedes ayudarle a reducir la lista mediante preguntas sobre lo que mejor se acopla a sus intereses y necesidades, tales como:

    • ¿Quieres que la universidad esté cerca de casa o quieres viajar fuera del estado?
    • ¿Con qué frecuencia quieres venir a casa: los fines de semana para lavar la ropa o solo durante las vacaciones?
    • ¿Estás buscando un campus pequeño o una universidad grande?
    • ¿La universidad X cuenta con clases interesantes dentro de las asignaturas en las que consideras especializarte?
    • ¿Algún deporte, club o actividad resulta indispensable para ti?
    • Si sabes que necesitarás apoyo académico adicional, ¿podrá ofrecértelo esa universidad?
    • Determinar si una universidad resulta adecuada implica reflexionar sobre lo que funcionará para tu adolescente como individuo. ¿Contará tu hijo con sentido de pertenencia: “hay personas similares a mí en la universidad”?

  6. Habla sobre dinero

    Habla sobre los recursos de la familia, cuánto pueden pagar y cuánto están dispuestos a endeudarse. Mientras más rápido hables sobre ello, más rápido podrá comenzar tu adolescente a solicitar becas e investigar distintas formas de economizar. En el caso de estudiantes que quieran asistir a la universidad de Hawai, por ejemplo, podría valer la pena tomarse un año sabático y obtener residencia en el estado, lo que podría reducir la matrícula anual en unos $20.000.

    Muchos estudiantes se limitan a solicitar ingreso en universidades del estado porque asumen (y sus padres también) que estudiar en una universidad privada sería demasiado costoso. De hecho, muchas universidades privadas reciben cuantiosas donaciones y ofrecen becas generosas en proporción al mérito y/o necesidad, por lo que resulta una buena idea incluir un poco de ambos tipos en la lista de universidades de tu adolescente.

    Sin embargo, si una universidad ofrece apoyo financiero mínimo, o si se encuentra fuera del estado y el presupuesto familiar hace que un pasaje en avión resulte exorbitante, por ejemplo, entonces puede que tu hijo no deba incluirla en su lista. Tener estas discusiones antes de completar la lista de universidades evitará esfuerzo perdido en el presente y decepciones en el futuro.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: febrero 27, 2020