El problema: Mi niño está descontento con su cuerpo.

Ten una mentalidad de cuerpo sano.

Prueba esto

Si siempre estás a dieta y expresas insatisfacción con tu propio cuerpo, le enseñas a tu hijo a hacer lo mismo. Al modelar los buenos hábitos alimenticios y la aceptación de tu cuerpo, transmitirás estos comportamientos saludables.


Aprecia el cuerpo por lo que puede hacer, no por su aspecto.

Prueba esto

Enfatiza que un cuerpo sano y fuerte apoya a tu hijo en todas las cosas que quiere hacer. Si tu hijo no está interesado en los deportes, anímalo a que pruebe otro tipo de actividades que involucren la fuerza y ​​se sientan bien, como la danza, el senderismo, los paseos en bicicleta o las artes marciales.


Presta atención a las señales de un trastorno de la alimentación.

Prueba esto

Las señales de advertencia incluyen pérdida de peso, comportamiento inusual alrededor de los alimentos, ejercicio excesivo y retirarse de las actividades normales. Si notas alguna de estas señales, habla con el médico de tu hijo, especialmente si te preocupa que tu hijo pueda estar desarrollando una imagen corporal poco saludable.


Sé un buen ejemplo.

Prueba esto

Presta atención a tus reacciones ante las imágenes de belleza masculina y femenina que presentan los medios de comunicación. ¿Hay revistas de mujeres por ahí? ¿Tus comentarios sobre los cuerpos de las celebridades acaparan tus conversaciones sobre cómo se ve un cuerpo sano normal?


No comentes.

Mejor no

No hagas observaciones sobre el cuerpo de tu hijo, ya sean positivas o negativas, ni compares su cuerpo con el de otros, ni siquiera a la ligera. Tus palabras significan mucho para tu hijo. No se sentirá bien con su cuerpo si tiene la idea de que lo estás examinando.


Céntrate en los sentimientos.

Di

“Pareces bastante enfocado en tratar de perder peso / conseguir ese abdomen de lavadero, etc. ¿Podemos hablar sobre lo que hay detrás de esto?”.


No hagas que tu hijo se sienta observado.

No digas

“¡Mírate! ¡Eres tan guapo! ¡No necesitas cambiar tu cuerpo!”.


Por qué

Es posible que sientas que tu hijo solo necesita una buena dosis de elogios sobre aquello por lo que se siente inseguro: su cuerpo. Pero estos sentimientos de inseguridad no están fundados tanto en su cuerpo, sino en la precaria imagen que tiene de sí mismo en un mundo donde las personas son juzgadas constantemente por su apariencia. Elogiar su cuerpo no borrará toda una cultura pop obsesionada con hombres de cuerpo musculoso y mujeres de talla 0.

Si tu hijo se siente inseguro con respecto a su apariencia, haz que explore los sentimientos que se encuentran detrás de eso. Ayúdalo a reconocer ejemplos de la obsesión de nuestra cultura por la imagen corporal. Los adolescentes y los preadolescentes están naturalmente conscientes de los cambios que están atravesando sus cuerpos. Desafortunadamente, muchas de las imágenes que ven no son buenos modelos del aspecto de un cuerpo humano sano.

Lee más: Sobrepeso: el gran problema del que ningún padre quiere hablar

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest