In English?

“Lisette*, ¿por qué no has terminado tu tarea?” Lisette mira a su madre con incredulidad. “¿Me conoces?”, bromea la niña de 8 años.

Bryce Butler, su madre, siente un golpe en el corazón. Sí, conoce a su hija, que tiene la costumbre de no terminar su tarea y olvidarse de lo que estaba diciendo. Ella ve que Lisette interpreta las instrucciones de manera diferente, hace observaciones inusuales y no “capta” las cosas, todo lo cual podría sugerir una cabeza que no funciona muy bien. Pero Bryce trata de no transmitir esta observación a sus hijas. Ella no quiere que Lisette se reconozca como tonta, tampoco quiere que las hermanas de Lisette lo refuercen.

“Sin embargo, de alguna manera creo que Lisette me ha dicho que, en cierto sentido, no es tan inteligente como sus hermanas”, dice Bryce, hablando desde su casa en Pleasant Hill, California. “Eso no es cierto, y no quiero que ella lo diga o lo haga realidad”.

Bryce está decidida a no etiquetar a sus hijas. No solo porque quiere que ellas forjen sus propias identidades, sino porque no quiere que sus tres hijas se comparen entre ellas y sientan que son menos de alguna manera. Esto, cree ella, suscita la rivalidad entre hermanos y, en última instancia, arruina las relaciones.

¿Relaciones en ruinas? ¿No es esto un poco exagerado? ¿Podría realmente ser que las disputas comunes, la competencia y los celos entre hermanos y hermanas destruyan las relaciones?

Efectos de largo alcance — desde el trabajo hasta el hogar

Solo recientemente los investigadores han reconocido el significado de las relaciones entre hermanos. A medida que la hermandad recibe más atención y estudio, se está volviendo rápidamente claro que los vínculos forjados entre hermanas y hermanos tienen efectos a largo plazo. Más allá de la infancia, afectan los sentimientos sobre uno mismo, el juicio de los demás y las acciones dentro de otras relaciones: profesional, romántica y familiar. Las relaciones entre hermanos también están vinculadas a la salud, particularmente a la salud mental.

Es la relación que conforma un laboratorio para la auto-invención y el descubrimiento. Las hermanas y los hermanos practican sus habilidades sociales, sus habilidades de resolución de conflictos y, quizás, lo más importante, sus habilidades de prevención de conflictos. Es donde aprenden a cooperar y a comprometerse — habilidades que llevan hasta la edad adulta. Es la primera relación en la que pueden elegir ser empáticos (o no) o competir (o no).

Como lo expresa Laurie Kramer, profesora de Applied Family Studies y directora fundadora del Family Resiliency Center de la Universidad de Illinois, los hermanos son “agentes de la socialización“. Los padres enseñan y modelan el comportamiento, pero los hermanos ayudan a convertir nuestros bordes ásperos en piedras preciosas, dando forma a quienes somos.

Los expertos señalan que las relaciones entre hermanos proporcionan una importante libertad para experimentar. A menudo, a través de estas relaciones, los niños descubren qué es bueno, qué funciona, qué es aceptable, para bien o para mal. A diferencia de un amigo, no vas a perder a tu hermano si lo llamas por un nombre o lo golpeas en la nuca. Si bien los hermanos permiten la prueba de los límites, es responsabilidad de los padres asegurarse de que este comportamiento no impida el desarrollo de los niños o que cruce un límite y se convierta en abuso. Pero ahí radica el problema, ¿cómo se supone que un padre sepa cuándo todo este comportamiento normal (que ningún amigo toleraría) cruza el límite? ¿Y qué principios de crianza pueden ayudar a disminuir la rivalidad?

Aunque Bryce Butler no haya leído libros científicos sobre rivalidad entre hermanos, sus instintos son correctos. Los expertos confirman la conexión entre las etiquetas y la rivalidad. Las etiquetas pueden aumentar la competitividad dentro de una familia porque cada niño cree que debería ser el mejor en algo, dice Sylvia Rimm, psicóloga, directora de Family Achievement Clinic en Cleveland, Ohio, y profesora clínica en Case Western Reserve School of Medicine. Las etiquetas causan territorialismo, donde un hermano se asegura de que el otro no invada su “habilidad”. También hace que los niños asuman que no son buenos en lo que sea que el otro hermano sobresale.

Bryce recuerda haber experimentado eso mismo al crecer. Sus padres le comunicaron que ella era “la inteligente” y que su hermana era “la bonita”. Las chicas se ajustaban a sus identidades asignadas. “Mi hermana no se esforzó mucho en la escuela, y yo me sentí como el patito feo de la familia”, dice Bryce. Las etiquetas también causaron fricción entre las hermanas. Sin saberlo, sus padres establecieron una rivalidad, dice Bryce, una que contaminó la relación entre ella y su hermana hasta la edad adulta.

A pesar de los intentos de Bryce por crear una familia libre de rivalidades, ella admite que sus hijas aún luchan contra eso a diario. Caitlin de 10 años, las gemelas de 8 años, Lisette y MacKenzie, discuten sobre pasar tiempo en el iPad o quién tiene la mejor boleta de calificaciones o quién puede tomar la mano de mamá o papá. Bryce frunce el ceño ante sus travesuras (o frena sus gritos), pero ella piensa que los conflictos son parte de “cosas normales de hermanos”.

¿Qué es normal cuando se trata de la rivalidad entre hermanos?

Cuando se le pregunta por la definición experta de la rivalidad normal entre hermanos, Kramer se ríe. Nadie sabe realmente lo que significa “normal”, dice ella. La investigación ha encontrado que los desacuerdos y los argumentos ocurren con frecuencia entre los hermanos — 3,5 veces en una hora cuando tienen entre 3 y 7 años, más cuando son menores y menos cuando son mayores. Pero el tono de la interacción (lo que los padres deben interpretar) no se puede cuantificar.

Kramer dice que el conflicto entre hermanos cruza el límite hacia un territorio anormal cuando las interacciones se deterioran en violencia física real o tormento emocional, y se vuelve crónico. Esto suena bastante simple, pero en el día a día, puede ser difícil para los padres hacer distinciones.

Las relaciones fraternas, particularmente de hermano a hermano, tienden a ser más físicas o agresivas, pero la rudeza se convierte en intimidación o abuso cuando hay un antagonismo extremo y habitual. Kramer dice que la violencia física puede incluir cualquier cosa, desde golpes hasta comportamientos sexuales inapropiados (como el voyerismo, el exhibicionismo, los límites deficientes en cuanto al contacto físico y el comportamiento provocador inapropiado).

La guerra emocional puede ser más difícil de detectar, pero los hermanos se destacan en ello, y es muy perjudicial, dice Kramer. “Los hermanos se conocen extremadamente bien”. Se conocen las debilidades y los puntos sensibles. “Pueden aprovechar las vulnerabilidades y hacer que el otro se sienta mal con una palabra”. Una grieta en la infancia con estos incidentes, grandes o pequeños, puede dejar su huella para toda la vida.

“Yo era como el enemigo”

Luke Shedd lo sabe muy bien. La mención de ciertos incidentes, como la vez con el cuchillo o el día de la nariz ensangrentada, lo remite a la infancia. Su hermana mayor lo intimidó hasta que tenía 14 años, cuando se miró en el espejo y se dio cuenta de que era más alto y más fuerte que ella. Y aun así, ella se las arregló para intimidarlo unas cuantas veces más después de eso.

“Todo lo que puedo recordar es que ella me maltrató”, dice Luke, de 44 años. “En las películas caseras, puedes verla empujándome o sentándose en mí, y eso es que éramos pequeños”.

Ella era demasiado competitiva. “Si jugábamos un juego de mesa y ella empezaba a perder, atacaba — pateando el tablero, pateándome a mí”.

Cuando llegaban sus amigas a la casa, encerraba a Luke en una habitación (su habitación, o la sala de estar) y lo dejaba ahí. A veces, fingiendo ser amable, lo llamaba para que se uniera a ella y a sus amigas. Ella era agradable por un minuto. Entonces, de repente, ella lo pateaba entre las piernas y se reía. “A veces sus amigas se sorprendían y le preguntaban ‘¿Qué te pasa? ¿Estás loca?'”

“Yo era como el enemigo. Y de la nada ella atacaba. … yo no le agradaba. Eso es seguro.”

Hubo un incidente en el que ella empuñó un cuchillo, y uno donde ella lo golpeó en la cara con el puño haciendo que su nariz sangrara. “Me sorprende que no me haya sacado los dientes”.

En su caso, él cree que el abuso de los hermanos supera el abuso de los padres en lo referente a la profundidad de su efecto. “Papá nos maltrató, pero pasar cada día con mi hermana hacía difícil el vivir cada día”. (La conexión entre hermanos mayores abusivos que fueron abusados por un padre está bien documentada).

Luke dice que su madre hizo lo que pudo, pero no parecía darse cuenta de lo que estaba sucediendo, o esperaba que nosotros lo resolviéramos.
El comportamiento de la madre de Luke no es inusual. En el pasado, el pensamiento y el consejo común eran no intervenir, dejar que los niños lo resolvieran ellos mismos. Pero nadie nace sabiendo técnicas de resolución de conflictos, dice Kramer. “Realmente necesita ser enseñado intencionalmente”.

Relación duradera

Historias como la de Luke señalan la influencia devastadora de una relación negativa entre hermanos, especialmente cuando un padre no interviene en el asunto. La relación se perpetúa en maneras que los padres pueden no tener en cuenta al tomar parte (o ignorar) en las disputas del día a día.

“La relación entre hermanos es la relación más duradera de la vida, para la mayoría de nosotros, sobrepasa un cuarto de siglo nuestra relación con nuestros padres”, escriben Stephen Bank y Michael Kahn en el libro The Sibling Bond. “Dura más que nuestra relación con nuestros hijos, ciertamente más que con un cónyuge, y con la excepción de algunos hombres y mujeres afortunados, más que con un mejor amigo”.

Compartes recuerdos y experiencias con esta persona, legados familiares y agobios. También puede ser una de las relaciones más cercanas e impactantes de la vida. Luke dice que siente esta pérdida. Habiendo presenciado el profundo vínculo entre su esposa y su hermana, Luke ve cómo su relación con su hermana pudo también haber sido de apoyo.

“Estuvimos juntos día tras día; a veces solo nos teníamos el uno al otro”, dice Luke. “Deberíamos haber sido el mayor apoyo el uno del otro, verdaderos compañeros”.

El papel de los padres

Entonces, ¿cómo se supone que un padre debe intervenir? Kramer les dice a los padres que intervengan y ayuden a sus hijos a resolver la situación. No los separes ni termines el debate; esta es una oportunidad para enseñar habilidades sociales, como manejar conflictos, valores y más.

Por ejemplo, termina el desacuerdo y pregúntale a cada niño por qué está molesto. Pregúntale a cada niño lo que la otra persona podría estar sintiendo también. No te molestes en preguntar quién lo comenzó, porque no importa; ambas (o todos) partes participaron. Pero tampoco culpes a ambas partes: es importante darse cuenta de que un niño puede ser el agresor principal y el otro la víctima. Culpar a la víctima en favor de resolver los conflictos puede hacer más daño que bien.

Kramer ha desarrollado un programa de intervención preventiva para ayudar a los hermanos a construir relaciones positivas. Su programa, “Más diversión con hermanas y hermanos“, enseña cuatro técnicas para fomentar las buenas relaciones entre hermanos: 1) relacionarse entre sí: hablar o jugar juntos, etc., 2) adoptar la perspectiva del otro, 3) ser consciente de la influencia de la relación — por ejemplo, saber que los niños más pequeños tienden a idolatrar a los hermanos mayores y ayudar a los hermanos mayores a darse cuenta de eso, y 4) aprender a hablar sobre las emociones.

Tienes que hacerlo en el momento, mientras los niños están creciendo. Puede que no funcione en retrospectiva, como lo demuestra la relación aún agrietada de Luke con su hermana.

Luke dice que es posible que su hermana ni siquiera se dé cuenta, reconozca o recuerde el grado de tormento que ella le causó, pero él no quiere discutirlo. Él dice que cuando él y su hermana hablan, ella con bastante frecuencia quiere hablar del pasado de la familia, pero no necesariamente del historial como hermanos. En cualquier caso, ella no está diciendo nada que él quiera escuchar, dice Luke desde su casa en Pacheco, California. “He seguido adelante. Estoy viviendo ahora, no en el pasado. Tengo una familia amorosa y solidaria, y no hay nada en el pasado para mí”.

Para la familia Butler, las batallas entre hermanas continúan, un minuto de tiempo de pantalla a la vez. MacKenzie salta hacia donde está reclinada su gemela en el sofá con el iPad, sabiendo instintivamente que en cualquier segundo — ¡Pow! MacKenzie golpea con entusiasmo la alarma y grita: “¡Mi turno!” Lisette le da una mirada malvada y con disgusto le entrega el dispositivo y reinicia la alarma. Bryce deja escapar un pequeño suspiro.

“Eso solía ser un gran problema”, dice ella. “El iPad, la computadora, el control del Wii, siempre estaban peleando por eso, tratando de arrebatárselo entre sí”. Entonces a las chicas se les ocurrió la idea de la alarma, donde todas tienen la misma cantidad de tiempo. Las chicas ayudaron a determinar la cantidad de tiempo, pensando cuánto tiempo podrían jugar y cuánto tiempo podrían esperar. “Hubo un par de lágrimas. Es difícil dejarlo cuando estás en una buena racha en tu juego. Pero la mayoría del tiempo, ha funcionado muy bien”. Incluso tienen sistemas para usar cuando no están en casa cerca de la alarma. En el auto, por ejemplo, tres canciones en la radio son su medida del tiempo.

“Parece que responden realmente bien a la imparcialidad de una tercera parte”, dice Bryce. Ella se detiene y una mirada decidida se refleja en su rostro. “Me aferro a esta victoria y me ayuda a planificar. Me da esperanza para la cordura de nuestra familia en el futuro”.

* Los nombres de las hermanas han sido cambiados.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest