In English?

Se necesita una combinación de habilidades: la organización, el manejo del tiempo, el fijar prioridades, la concentración y la motivación para lograr el éxito académico. Aquí hay varias sugerencias para guiar a tu hijo por un buen camino.

Habla con tu niño

Para saber qué habilidades tiene tu hijo y cúales son las que necesita desarrollar conversa con él acerca de sus metas. Pregúntale acerca de sus materias favoritas, sobre las clases que no le gusta, y pregúntale si él mismo está satisfecho con su nivel de rendimiento.

Obsérvalo y escúchalo

Al evaluarse a si mismo, tu hijo te dará pistas con las que podrás evaluar cómo se encuentra. ¿Está abrumado con la cantidad de tarea? Quizaás tiene dificultades para manejar su tiempo. ¿Tiene dificultades para completar su tarea? Quizás se distrae fácilmente. ¿No está interesado en la escuela? Quizás necesita ayuda para sentirse más motivado.

Identifica las areas problemáticas

Para ayudar a tu hijo a identificar cual de estas cinco areas pueden ser problemáticas para él, comienza aquí.

  1. La organización

    Los niños deben de estar organizados para tener éxito en la escuela ya sea para organizar sus materiales de investigación o para recordarse a traer su lonchera de la escuela. Para muchos niños, los retos académicos están más relacionados a una falta de organización que a la falta de alguna habilidad intelectual.

  2. Sugerencias para ayudar a tu hijo a organizarse:

    • Haz una lista de las cosas que tu hijo necesita llevar a y traer de la escuela cada día. Pon una copia de ésta lista en la puerta de salida en tu casa y otra en su mochila.
    • Averigua cómo tu hijo se mantiene al tanto de la tarea y cómo organiza sus cuadernos. Después, ayúdale a desarrollar un sistema que le sea funcional.
    • Haz las compras de materiales escolares junto con él. Compra cuadernos, carpetas o agendas u otros materiales que le ayudará mantenerse organizado.
  3. La gestión del tiempo

    Puede ser difícil para tu hijo aprender a reservar tiempo suficiente para completar su tarea. Aún cuando los estudiantes tienen una semana para terminar un proyecto, muchos de ellos no empiezan sino hasta la noche anterior a la fecha tope. Se necesita práctica y experiencia para aprender cómo organizar el tiempo en períodos productivos.

    Sugerencias para ayudar a tu hijo a manejar su tiempo:

    • Anota los proyectos escolares en un calendario mensual. Comenzando desde las fecha topes para los proyectos más grandes cuenta los días hacia atrás hasta llegar a la fecha actual y anote las partes que deberá hacer cada noche para completarlo.
    • Ayúdale a tu hijo a anotar el tiempo que él se demora en su tarea cada semana para que pueda aprender cómo debería dividir su tiempo en períodos más funcionales.
    • Juntos, decidan la hora para comenzar las tareas cada noche y manténgase a éste horario.
    • Si no logra terminar sus tareas cada noche, ayúdalo a encontrar otros tiempos adicionales para completarlo, como las mañanas, en períodos de estudio en la escuela o durante los fines de semana.
  4. Fijar prioridades

    A veces los niños se atrasan en la escuela y no logran entregar sus tareas porque simplemente no saben por donde comenzar. Tu hijo necesitará saber cómo fijar prioridades durante toda su vida así que nunca es muy temprano enseñarle cómo hacerlo.

    Sugerencias para ayudar a tu hijo a fijar prioridades:

    • Pídale a tu hijo que anote todas las cosas que debe hacer, incluyendo actividades no relacionadas a la escuela.
    • Pídale que otorgue un número del uno al tres a cada una de las cosas. El número uno representa lo más importante.
    • Pregúntale acerca de cada una de las cosas para entender mejor las prioridades de tu hijo. Si él asigna un número uno a todas sus actividades sociales, entonces sabrás donde está poniendo toda su atención.
    • Ayúdale a tu hijo a cambiar algunos de los números asignados para que pueda priorizar su atención hacia el éxito académico. Sugiérele que vuelva a escribir su lista ésta vez poniendo las cosas que han sido asignados con el número uno más arriba.
    • Manténte al tanto frecuentemente para ver cómo está evolucionando esta lista y cómo tu hijo está priorizando las nuevas tareas o actividades.
  5. La concentración

    Es importante que tu hijo pueda estudiar en un área donde haya pocas distracciones e interrupciones.

    Sugerencias para ayudar a tu hijo a concentrarse:

    • Si tu hijo está haciendo su tarea en la computadora, no le permitas acceso a los juegos, las redes sociales o su correo electrónico.
    • No le permitas usar el teléfono o mirar la televisión durante el tiempo designado para hacer su tarea.
    • Dale el espacio que necesita para hacer su tarea. Si está trabajando en un proyecto científico, podrá necesitar mucho espacio, si está estudiando para un exámen de Español, necesitará un escritorio con suficiente luz.
    • Ayúdalo a concentrarse durante el tiempo de su tarea apartándolo de sus hermanos.

    La motivación

    Muchos niños dicen que quieren tener éxito en la escuela pero algunos aún no completan el nivel de trabajo necesario para lograrlo. La razón muchas veces puede ser la falta de motivación. Involucrándose en las cosas que le interesan a tu hijo es una buena manera para mantenerlo motivado en la escuela.

    Sugerencias para motivar a tu hijo:

    • Relaciona las materias que tu hijo está estudiando en la escuela con su vida diaria. Si está aprendiendo los porcentajes, pídale que calcule el precio de algo que esté en descuento la siguiente vez que salen a comprar
    • Relaciona los intereses de tu hijo a materias académicas. Si la música lo apasiona, dale libros sobre músicos y muéstrale cómo la música y los idiomas extranjeros están conectados.
    • Dale a tu hijo un cierto nivel de control y capacidad de decisión. Guíalo pero déjalo que decida su horario de estudio, su sistema de organización o los temas de los proyectos que debe hacer.
    • Motiva a tu hijo a que comparte sus conocimientos. Pregúntale regularmente lo que está aprendiendo en su escuela.
    • Felicítalo, motívalo y celébrale todos sus éxitos.

    Muchas veces, lo que causa el atraso académico es el miedo al fracaso o el recuerdo de un tiempo cuando no rindió bien. Tú puedes romper este círculo celebrándole sus éxitos, aunque estes sean pequeños y dándole oportunidades para triunfar.

    Share on Pinterest