Tu estudiante de secundaria está por completar las clases de matemáticas requeridas por su universidad estatal. Es posible que incluso ya haya pasado el examen de graduación de secundaria requerido por el estado. ¿Eso quiere decir que está preparado para las matemáticas universitarias? No necesariamente.

Muchos estudiantes no están preparados

De acuerdo con ACT (enlace en inglés), la cantidad de estudiantes que se gradúan con puntajes que indican que están listos para las clases universitarias de matemáticas ha ido en constante declive desde el 2015. Este año (enlace en inglés), menos del 40 por ciento de los estudiantes que tomaron el examen ACT para entrar a la universidad cumplió con el estándar (enlace en inglés) de preparación matemática del ACT, el cual predice si los estudiantes podrán obtener una B o una nota más alta en una clase básica de álgebra universitaria.

Una cantidad significativa de estos estudiantes probablemente tendrá que tomar cursos de recuperación para matemáticas una vez que entren a la universidad. Eso quiere decir que es probable que obtener sus títulos universitarios les tome más tiempo y esfuerzo. Ciertos estudios también han demostrado que estos estudiantes tienen un mayor riesgo de abandonar la universidad por completo.

¿Cómo hicieron todos estos estudiantes para graduarse con tan poca preparación? Algunos de ellos no tomaron suficientes clases de matemáticas, otros tomaron las clases de matemáticas equivocadas y algunos otros lograron pasar las clases sin realmente aprender matemáticas. Los exámenes de graduación de secundaria que muchos de ellos pasaron, fueron diseñados para evaluar las habilidades de los estudiantes de décimo grado, y no su preparación para la universidad.

¿Qué necesitan saber los estudiantes para tener éxito en las matemáticas universitarias?

El profesor W. Stephen Wilson, quien enseña cálculo de primer año en Johns Hopkins University y quien también fue asesor experto de matemáticas para la Dirección de Educación Primaria y Secundaria del Departamento de Educación de los Estados Unidos, responde la pregunta de esta forma:

“Aritmética. Tienes que ser capaz de sumar, restar, multiplicar y dividir con papel y lápiz, sacar radios, proposiciones y porcentajes, además de trabajar con ejercicios de enunciados con pasos múltiples donde se aplique la aritmética”.

Luego, el profesor Wilson marca una lista de las clases que un estudiante que planea ir a la universidad debe tomar: “álgebra I, geometría, álgebra II y algo de trigonometría”.

Tu hijo necesita practicar las matemáticas todos los años

Si tu hijo está decidido a ir a la universidad, entonces debe tomar 4 años de matemáticas en la escuela secundaria. Y debe ser de álgebra I (enlace en inglés) para arriba, no matemática administrativa, matemática del consumidor o matemáticas generales.

Si tu hijo tomó su primer año de álgebra en el séptimo o el octavo grado, es probable que pueda cumplir con los requisitos de admisión mínimos de la mayoría de las universidades para el final de su penúltimo año de secundaria. La idea de descansar de las matemáticas en su último año de secundaria puede ser muy atractiva, pero es una mala idea según los profesores de matemáticas e investigadores. Pasar un año sin matemáticas puede hacer que las clases de matemáticas universitarias sean más difíciles, y a tu hijo le costará pasar los exámenes de nivelación de las universidades si sus habilidades están oxidadas.

¿Deben tomar cálculo todos los estudiantes?

Las aptitudes matemáticas son importantes para los estudiantes de escuela secundaria, sin importar cuáles sean sus metas. De hecho, el salir bien en las clases de matemáticas de la secundaria suele estar asociado con la asistencia (enlace en inglés) y el éxito (enlace en inglés) universitarios, incluso en los estudiantes que no estudian carreras relacionadas con las matemáticas, ciencia, tecnología o ingeniería. Pero eso no quiere decir que todos los estudiantes de secundaria deban tomar clases de cálculo.

Si no estás seguro sobre si tu hijo debe tomar clases de cálculo, habla con su maestro de matemáticas para saber si está preparado. Es posible que haya mejores opciones de matemáticas en una universidad comunitaria cercana si la escuela secundaria no las ofrece.

Francis Fennell, presidente del Consejo Nacional de Maestros de Matemáticas, pone énfasis en que álgebra y geometría son las asignaturas más importantes que se deben dominar en la escuela secundaria. Él ha recibido el siguiente consejo de profesores universitarios de matemáticas: “Asegúrense de que aprendan álgebra y geometría. Dejen que nosotros les enseñemos cálculo”. Cuando hace su tarea, tu hijo debe hacer muchos cálculos y resolver ejercicios de enunciados. Ten cuidado con las clases que permiten que los estudiantes pasen o progresen por haber completado créditos adicionales en lugar de haber demostrado que entienden los conceptos a través de exámenes y el trabajo en clase.

¿Qué pasa con los chicos que no quieren ir a la universidad?

Tu adolescente puede insistir en que la universidad no es lo suyo (enlace en inglés). Él debe saber que los estudiantes que salen directamente a trabajar se benefician de las mismas habilidades matemáticas que sus compañeros que sí quieren ir a la universidad. Por ejemplo, un estudio reciente de ACT (enlace en inglés) destacó que los electricistas, recepcionistas y secretarios médicos deben tener cada vez más habilidades matemáticas para aplicar a trabajos de principiantes. El estudio también descubrió que algunos trabajos, como la plomería y la fontanería, requieren mucho más conocimiento de matemáticas que otros trabajos que requieren un título universitario o avanzado, como los servicios sociales o la enfermería.

Translated by: SpanishWithStyle.com

Share on Pinterest
Updated: febrero 20, 2020