El problema: Nunca consigo que mi hijo salga de casa a tiempo.

Establece una rutina de la mañana.

Prueba esto
En primer lugar, asegúrate de que entiende claramente lo que esperas que haga. Pueden escribir una lista juntos. Si aún no sabe escribir, pueden dibujar las actividades y poner el dibujo en la refri o en el espejo del baño. En la lista puede haber cosas como: Vestirse, hacer la cama, desayunar, meter los platos en la lavaplatos, lavarse los dientes, revisar que la tarea y el almuerzo están en la mochila.

Mejor no
No ignores el problema. Un niño que no sabe organizarse puede tener problemas durante años. La desorganización podría afectar su rendimiento en la escuela, o causarle estrés (¡por no hablar de cómo te estresa a ti cada mañana!)


Describe la organización como un trabajo de equipo.

Di
“Tienes que aprender a organizarte mejor por las mañanas. Vamos a hacer un plan juntos. ¿Qué podría ayudarte a ir más rápido?”

“He notado que te cuesta mucho alistarte por las mañanas. ¿Qué está pasando? ¿Es que no duermes lo suficiente y te levantas cansado? ¿Podrías preparar algunas cosas la noche antes, como tu mochila? Yo te puedo ayudar a elegir la ropa que te pondrás mañana.”


No te repitas.

No digas
“¿Cuántas veces tengo que decírtelo? ¡Deja de hacer el tonto por las mañanas!”


Por qué

Algunas personas son naturalmente organizadas, pero otras tienen que aprender a organizarse. Quizás tu hijo necesita más práctica. A algunos niños les cuesta organizar objetos en el espacio (“¡No encuentro mi tarea!”). A otros les cuesta organizar su tiempo (“¡Pero si aún me quedan 15 minutos!” Sí, pero 15 minutos no dan para vestirse, desayunar, lavarse los dientes, encontrar la tarea y empacar el almuerzo.)

Puedes ayudar a tu hijo con algunas sencillas herramientas: Cómprale un despertador, ayúdale a crear una lista de actividades matinales, pídele que elija su ropa y empaque su mochila la noche anterior y crea rutinas regulares.

Lee más: Mis hijos pierden y olvidan cosas constantemente

Share on Pinterest